Crónica del I Congreso Escuchar, Hablar, Soñar con comentarios de Jane Madell

Ciudad de México. 19 de septiembre de 2017.

 

Los miembros del equipo de profesionales de AUREA nos encontrábamos afinando los últimos detalles para la inauguración de nuestro primer Congreso “Escuchar, Hablar, Soñar” para el cual tendríamos el honor de recibir a Jane Madell y a Joan Hewitt, dos grandes figuras en el ámbito audiológico pediátrico, de fama internacional y reconocidas por su labor en todo el mundo. Ellas compartirían el pódium con nosotros. Los arreglos de flores estaban colocados y las últimas pruebas de sonido se estaban llevando a cabo.

 

Nuestros invitados, casi un centenar de padres de familia y profesionales interesados en el área, comenzaban a trasladarse a la ciudad contando en retrospectiva las horas que faltaban para tan esperado evento. Sin previo aviso, como suele ser, a las 13:15 horas, la tierra se cimbró y un sismo de 7.1 grados modificó el curso de vida de muchas más personas que los propios participantes del curso. Las redes de comunicación dejaron de funcionar y resultaba difícil comprender la situación en medio del caos y confusión que cada uno de nosotros, habitantes de la Ciudad de México y de Morelos, estábamos viviendo.

 

AUREA se dio a la tarea de investigar cómo se encontraban las ponentes que habían partido esa mañana temprano para disfrutar de un día de turismo por nuestra bella ciudad. Una vez que nos aseguramos que estaban a salvo y bien acompañadas, buscamos un sitio donde se pudieran hospedar, ya que el hotel en el que se hospedaban había presentado daños en su estructura. En paralelo, parecíamos ir tomando conciencia que México había experimentado nuevamente una tremenda destrucción: edificios caídos, otros gravemente dañados, personas ubicadas entre los escombros y niños desaparecidos.

 

Entre tanta obscuridad, nuestra sociedad se unió para trabajar por un mismo fin: ayudar a todos los damnificados de este terrible evento. Nosotros nos enfrentábamos a lo que, por segundos, pudo haber parecido un dilema: por un lado, cumplir con nuestro deber laboral y por el otro, cumplir con nuestro deber moral y civil.

 

Nuestro equipo se dividió para poder atender ambas tareas a pesar de que nuestros corazones únicamente deseaban estar en las calles, apoyando a quienes requerían ayuda urgente. Una parte del equipo de AUREA, coordinados por Arturo Fonseca, brindó ayuda psicológica a niños que habían sufrido algún tipo de trauma por el terremoto; la otra parte del equipo centró sus esfuerzos en crear y elaborar una forma alternativa de accesibilidad al contenido del congreso que, para ése entonces, ya había sido cancelado por causas de fuerza mayor.

Con la colaboración y empatía de nuestras maravillosas ponentes y del equipo de Nuvanta Filmworks, así como una ambivalencia que nos acompañaba a cada momento, asumimos las tareas de grabación, traducción, subtitulado y elaboración de una plataforma que ofreciera un contenido de calidad para quienes habían depositado su confianza en nosotros.

 

Pensando que diciembre sería un mes difícil para los participantes del curso, decidimos esperar a que, con el paso de las fiestas decembrinas, nuestras mentes pudieran estar enfocadas en el increíble material que pudimos recabar. Hoy, 15 de enero de 2018, el curso está disponible para ustedes. Gracias por su espera. Esperamos que sea para ustedes, así como lo ha sido para nosotros, un espacio de profundo aprendizaje, así como un motor en la intervención y acompañamiento de niños y niñas con pérdida auditiva en sus respectivos entornos.

 

 

Atentamente,

 

Comunidad AUREA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

México. Por Jane Madell (Comentarios de Jane Madell en su blog hearinghealthmatters.org)

Me disculpo por perderme el último blog. Estuve en la ciudad de México y ocurrió el terremoto. Internet era muy intermitente, podía conectarme con mi teléfono a veces pero no con la computadora, y el caos se hizo cargo.

Estuve allí para hablar en una conferencia dirigida por el AUREA Auditory Verbal Center. Llegué un día antes y fui al Museo / Casa Frida Kahlo la mañana del terremoto, así que no estaba en el medio de la ciudad cuando golpeó. Regresé al hotel para encontrar que estaba muy dañado. Fernanda Hinojosa, que dirige el Centro Aurea, vino a buscarnos a mí y a Joan Hewitt, que también estaba presentando y nos llevó a su casa, que estaba en un área sin daños. Fue asombrosamente amable y nos ayudó a manejar una situación muy difícil.

La gente estaba volando desde toda América Latina para la conferencia. Los vuelos se desviaron y las personas que viven en México no pudieron ingresar a la ciudad, por lo que la conferencia tuvo que ser cancelada. Pero estábamos allí y Fernanda y las demás personas que trabajan en el Centro Aurea realmente querían que compartiéramos lo que habíamos venido a compartir. Por lo tanto, se decidió que siguiéramos haciendo las presentaciones, pero las grabaríamos en video y, en algún momento, en el futuro, el Centro descubriría cómo distribuirlas.

Aprendiendo en una nueva comunidad

Cada vez que visito una nueva comunidad aprendo algo. A veces se trata de la comunidad, a veces acerca de cómo se brindan los servicios, a menudo sobre la cultura. Entonces esto es lo que aprendí en México: no hay audiólogos fuera del ramo médico en México. Como en algunos otros países, hay médicos de audiología. Estos son médicos entrenados en ENT que evalúan audífonos y programan implantes cocleares. Ellos no hacen cirugía. Curiosamente, no suelen dispensar audífonos. Los audífonos de la comunidad suelen ser adaptados en centros distribuidores de audífonos. Los médicos de audiología en México creen que solo los médicos pueden ser audiólogos. Hay personas en México que tienen títulos de posgrado en audiología de otros países, pero los médicos de audiología insisten en que no son audiólogos y que no deberían ver pacientes. De hecho, sienten tan fuertemente sobre esto que un grupo profesional / de licenciamiento informó a los médicos de audiología de la comunidad que no debían asistir a la conferencia porque nosotros (Joan y yo) no éramos realmente audiólogas porque no éramos médicos. Algunos de los médicos de audiología de la comunidad preguntaron si podían tener vacaciones en los días de la conferencia para asistir a la conferencia y se les dijo que no podían hacerlo. (¡Creo que fuimos un poco amenazantes!) Además de no apoyar a los audiólogos que no son médicos, este grupo no parece apoyar a los niños con pérdida auditiva que reciben terapia auditiva-verbal de personas que no son médicos, ¡a pesar de que no están brindando la terapia!

¿Cómo aprendemos?

Lo que aprendemos sobre audiología no se limita a lo que aprendemos de otros audiólogos, sino también de lingüistas, fonoaudiólogos, especialistas en audición y lenguaje hablado, investigadores del cerebro, otorrinolaringólogos, neurólogos, pediatras, genetistas, docentes, padres, etc. Una persona que trabaja con niños, necesita una amplia base de conocimientos para hacer lo que hacemos bien. La idea de que alguien sienta que no puede aprender algo de alguien que tiene un entrenamiento diferente al que tiene es desafortunado. El hecho de que no reconozcan que otros países pueden tener una estructura de grado diferente y legítimo es confuso. Y un poco aterrador.

¿Qué necesitan los niños con pérdida auditiva para tener éxito?

Se necesita un pueblo para que un niño con pérdida auditiva tenga éxito. Para tener éxito, estos niños necesitan lenguaje a nivel de edad, alfabetización a nivel de edad y habilidades sociales a nivel de edad. ¿Cómo logran esto? Identificación temprana, tecnología temprana y apropiada, estimulación intensiva del lenguaje, preferiblemente a través de la audición. Los padres son los mejores modelos de lenguaje para sus hijos. Ellos están con ellos a tiempo completo. La terapia, incluso una hora por día, no proporciona el lenguaje intensivo que todos los niños necesitan. Por lo tanto, la terapia debe estar dirigida a ayudar a los padres y otros cuidadores a entender cómo ser excelentes modelos de lenguaje. Cómo hablar, hablar, hablar. Cómo expandir el lenguaje de un niño y cómo leer, leer y leer, porque se ha demostrado que la lectura proporciona las mejores discusiones y la expansión del lenguaje.

Los niños

Joan y yo pasamos un día maravilloso en la clínica trabajando con niños y familias que tenían niños con problemas complicados o que querían una segunda opinión.

Me encanta estar en un centro y trabajar con familias. Vi a seis niños y me encantó cada minuto. Joan hizo la programación de implantes cocleares y yo evalué a los niños. Pudimos aconsejar a las familias y ayudar a dirigirlas. Pude ayudar a la familia de un niño con pérdida auditiva unilateral a comprender lo que se estaba perdiendo y por qué necesitaba tecnología en el oído opuesto. Pude demostrar el beneficio de FM para una familia que pensaba que el implante coclear por sí solo era suficiente: 30% de mejora en la percepción del habla. Pude probar a un bebé de cuatro meses usando observación del comportamiento y confirmar a la madre que la audición era normal. Y más importante, pude demostrar distintos métodos de evaluación a otros clínicos de la comunidad quea partir de ahora los podrán incorporar a su práctica.

 

Los materiales que desarrollamos

Ciertamente fue una decepción que la conferencia tuvo que ser cancelada, pero los médicos de audiología a quienes sus empleadores no les permitieron asistir, ahora están diciendo que esto funcionó para ellos porque, una vez que se traduzca el material, podrán verlo y aprender en privado en casa en internet. El Centro Aurea también está planeando utilizar el material para, en general, proporcionar información de audiología a otras personas en países de habla hispana que no tienen acceso a libros y revistas para aprender sobre la gestión de la pérdida auditiva en niños. Los materiales en audiología y terapia auditiva verbal no suelen estar disponibles en español, por lo que este tipo de presentaciones son muy valiosos para ellos. Creo que a veces olvidamos cuán afortunados somos nosotros, que hablamos y leemos inglés con fluidez, y cuánto material tenemos a nuestro alcance. Me lo recordó en este viaje. Y, aunque el terremoto alteró mi vida por unos días, la Ciudad de México tardará mucho en recuperarse. A pesar del caos, la gente de allí fue amable y generosa al cuidarnos en medio de una crisis. Siempre estaré agradecida.

Traducido desde google translate.

Articulo origanal: http://hearinghealthmatters.org/hearingandkids/2017/mexico/

Todos los derechos son reservados.