Meningitis y pérdida auditiva

La meningitis es una inflamación de las membranas que cubren al cerebro y a la médula espinal. Existen varios tipos de meningitis. Las más comunes son las virales y las bacterianas, siendo estas últimas la causa más frecuente de pérdida auditiva post-meningitis (Bao y Wong, 1998). De acuerdo con un estudio publicado en 2014 (Bille y Ovasen 2014), las pérdidas auditivas causadas por esta afección son la causa más común en patologías adquiridas post-natales. Algunos signos y síntomas comunes de este tipo de meningitis incluyen fiebre, convulsiones y rigidez de cuello.

Para comprender mejor la hipoacusia secundaria a meningitis resulta importante conocer la anatomía de oído y cabeza . El acueducto coclear es una conexión entre la vuelta basal de la cóclea y el líquido cefalorraquídeo que rodea al cerebro. En algunos casos, particularmente en niños pequeños, el acueducto coclear es largo y abierto. La bacteria que causa la meningitis puede acceder al oído medio desde el líquido cefalorraquídeo infectado a través de este acueducto coclear dando como resultado una pérdida auditiva de severa a profunda (Maddel y Flexer, 2008). Esta bacteria puede ser sumamente irritante y puede provocar que se forme nuevo hueso en la cóclea a lo cual se llama laberintitis osificante. Este proceso dinámico comienza inmediatamente después de la infección y puede producir un bloqueo significativo de la cóclea en un periodo de tiempo aproximado de seis semanas. Debido a lo anterior, resulta imperativo que estos pacientes reciban un seguimiento inmediato por parte de un protocolo de implante coclear y que, en caso de ser indicado, el implante se coloque lo más pronto posible. En caso de que el tiempo pase, la osificación de la cóclea puede ser significativa impidiendo una completa inserción de la guía de electrodos e incluso impidiendo cualquier tipo de inserción.

 

Imágen en la que se aprecia con claridad el acueducto cocear

Imagen en la que se puede apreciar con claridad el acueducto coclear

 

El grado de pérdida auditiva post-meningítica puede variar de leve a profunda llegando incluso a la anacusia (ausencia de restos auditivos) en algunos casos. La hipoacusia puede ser unilateral o bilateral y, en ocasiones, progresiva. El área de afección más importante suele ser la cóclea, sin embargo también puede existir implicación auditiva central en algunos individuos (Bedford et al, 2001). La pérdida auditiva post-meningitis suele ser permanente aunque en algunos casos se ha reportado una mejora con el tiempo (Bao y Wong, 1998).

Según Bille y Ovasen (2014) el implante coclear es un tratamiento utilizado frecuentemente para las pérdidas auditivas post-meningitis, llegando a afirmar que es un tratamiento seguro y sin complicaciones quirúrgicas, capaz de establecer un rendimiento óptimo en el desarrollo de habilidades auditivas y lingüísticas en comparación con infantes implantados por otras razones.

Partiendo del estudio de dos casos clínicos, el 12 y 13 de junio un equipo de investigación formado por Naira Delgado, Pilar Calero y María Fernanda Hinojosa presentaron dentro del marco del Congreso Nacional de la Asociación Española de Audiología (AEDA, 2015) los resultados obtenidos en éstos dos casos de niños post-meningíticos que, habiendo sido excluidos en su momento del protocolo de implante coclear desde su centro médico, fueron adaptados tempranamente con audífonos retroauriculares bilaterales.

Ambos casos forman parte de un programa de intervención de Terapia Auditiva-Verbal™. Ambos infantes obtuvieron niveles lingüísticos, auditivos y comunicativos acordes a su edad cronológica según pruebas estandarizadas consiguiendo una plena integración social y escolar dentro de entornos típicos.

Para el equipo de Aurea ha sido un placer participar en este importante evento científico, agradeciendo de manera muy especial a la Dra. Mariví Bartolomé por su apoyo y guía durante este proceso.

Esperamos que esta entrada haya sido de su interés y que la compartan con aquellas personas que puedan beneficiarse de esta información. ¡Hasta pronto!

Equipo Aurea