“El sueño y su importancia en el desarrollo de los niños”

Por Paloma Suaréz

Dormir bien es esencial para la salud y el desarrollo del niño. El sueño promueve el sentirse alerta, tener buena memoria y comportarse mejor. Los niños que duermen lo suficiente funcionan mejor y son menos propensos a problemas de comportamiento e irritabilidad. Por eso es importante que los padres ayuden a sus niños a desarrollar buenos hábitos de sueño desde una edad temprana.

Cada niño es diferente y el número de horas de sueño que necesita varía. La gráfica muestra el número recomendable de horas de sueño, incluyendo siestas:

 

Edad


Horas De Sueño


0 – 2 meses


10.5 – 18


2 – 12 meses


14 – 15


1 – 3 años


12 – 14


3 – 5 años


11 – 13


5 – 12 años


10 – 11


 

Como se observa en la tabla, los niños necesitan varias horas de sueño para tener un desarrollo óptimo. La siesta, entra dentro del promedio de horas que el niño debe de designarle al sueño. La mayoría de los preescolares todavía necesitan tomar siestas durante el día. Ellos tienden a ser muy activos, así que es una buena idea darles una oportunidad para que descansen y recarguen sus energías.

La mejor manera de influir para que el niño tome siestas es fijar una rutina, tal y como lo hace cuando es hora de dormir. Es recomendable explicarle al niño que este es un tiempo para estar tranquilo y que debe acostarse, pero que está bien que juegue en la habitación si no logra dormir.

¿Cuánto deben durar las siestas? Generalmente, una hora es suficiente. Sin embargo, habrá otros momentos en que su hijo(a) no haya parado en todo el día y necesite una siesta más larga. Algunos otros días, usted escuchará a su hijo hablando y jugando en su habitación durante la mayor parte del tiempo de la siesta.

Existen varios factores que pueden influir en el proceso de sueño de los niños. Las pesadillas, los terrores nocturnos, el exceso de azúcar antes de dormir son algunas de las condiciones que pueden generar que el niño no logre conciliar el sueño.

Una rutina para irse a acostar es una buena manera de asegurar que el pequeño duerme lo suficiente. A continuación detallamos algunos puntos a tener en mente cuando usted establezca esa rutina:

  • Incluya un período de tranquilidad unos treinta minutos antes de la hora de dormir.
  • Fije una hora específica para dormir, avisando debidamente a su hijo media hora antes y 10 minutos antes de la hora acordada.
  • Establezca horas fijas para irse a acostar, levantase y tomar siestas.
  • Mantenga horas de juego y horas de comer consistentes.
  • Evite los estimulantes como la cafeína o el azúcar cuando se aproxime la hora de dormir.
  • La habitación debe ser tranquila, acogedora y conductiva al sueño.
  • Utilice la cama solamente para dormir, no para jugar o para ver la televisión.
  • Limite las comidas y bebidas antes de la hora de acostarse.
  • Permita que su hijo escoja con qué pijamas quiere dormir, qué muñeco de peluche necesita llevarse a la cama, etc.
  • Acueste a su hijo cariñosamente para reafirmar una sensación de seguridad.
  • Fomente que el niño llegue a ese momento del día cansado y relajado.

 

 

Referencias:

Dowshen, Steven. (2011). Las horas de sueño y los niños preescolares. 02/04/17, de KidsHealth Sitio web: http://kidshealth.org/es/parents/sleep-preschool-esp.html

Vázquez, Christian. (2012). ¡A dormir! Nuevos trucos para que los niños se vayan a la cama. 02/04/17, de Eroski Consumer Sitio web: http://www.consumer.es/web/es/bebe/bebes/sueno/2012/11/20/214280.php